Una magia más oscura, de V. E. Schwab

Sinopsis: Kell es uno de los últimos magos viajeros con una extraña habilidad para trasladarse entre universos paralelos conectados por una ciudad mágica. Existe un Londres Gris, sin magia y con un rey loco. Un Londres Rojo, donde se honra la vida y la magia y donde Kell creció junto al heredero de un imperio esplendoroso. Un Londres Blanco, donde la lucha por controlar la magia dejó una ciudad en ruinas. Y mucho tiempo atrás, había un Londres Negro. Pero ya nadie habla de eso.

Oficialmente, Kell es el viajero Rojo y responsable de circular la correspondencia entre los nobles de cada Londres. Extraoficialmente, es un contrabandista, un hobby con consecuencias letales…

Durante un viaje, Kell se cruza con Delilah Bard, una ladrona idealista que aprovecha su encuentro para robarle un objeto misterioso. Entonces, una magia peligrosa emerge y la traición acecha en cada rincón. Para mantener a todos los mundos a salvo, ambos tendrán primero que pelear por seguir con vida.


Una magia más oscura


No voy a andarme con rodeos: Una magia más oscura me ha encantado. Le he encontrado aspectos mejorables, sí, pero el hecho es que, a pesar de lo mucho que me molestó la traducción y de que no me gustan los piratas, he comprado los dos siguientes volúmenes de la trilogía. Schwab sabe como engarfiarte la nariz y hacer que pases páginas como una condenada.

El primer acierto de la autora es la dedicatoria: «Para los que sueñan con mundos más extraños». Reconozcámoslo, esto más que una dedicatoria es un ejercicio estupendo de marketing orientado al deseo de bajarse del mundo que muchas lectoras compartimos. ¿Cómo no seguir leyendo cuando la novela está especialmente pensada para nosotras?


Kell vestía un abrigo muy peculiar.


Pero es que la primera página ya es una maravilla. La primera frase, que habla de un abrigo, da paso a un primer párrafo glorioso en el que describe no solo los tres mundos en los que transcurre la acción, sino el carácter de su protagonista. Una obra de ingeniería literaria, esta primera página, en la que Schwab nos da muchísima información casi sin que lo notemos. Solo haciendo que su protagonista se cambie de abrigo. Maravilloso, de verdad.

Pero estos asuntos un poco técnicos nos interesan sobre todo a las frikis de la escritura. Las lectoras queréis saber por qué hay que leerse Una magia más oscura, ¿no? Pues ahí van mis razones:

  1. Tiene un ritmo vertiginoso basado en una acción que no decae nunca. Si buscas una historia que no se detenga en descripciones largas ni párrafos llenos de reflexiones, esta es la tuya. La novela comienza con un engaño y termina con una lucha a muerte, como una buena película de Tom Cruise.

No importa que no te guste Tom Cruise (salvo que te produzca un rechazo enorme). Escoge proyectos que, en cuento les echas la vista encima, ya no puedes dejar de mirar. ¿A alguien le interesa Jack Reacher? ¡No! ¿Alguien ha dejado alguna vez la peli a la mitad? Estoy segura de que tampoco. Schwab consigue lo mismo. Puede que Una magia más oscura no sea la novela más profunda de la estantería, pero te mantendrá entretenida con persecuciones, peleas callejeras y algo parecido a duelos de magia.

  1. Cuenta con personajes atractivos. Y no solo porque sean altos y guapos, que también. La diversidad en este sentido no es el fuerte de Schwab. Son personajes con dobleces, con sus pequeñas taras que les hacen dudar y les ponen trabas en el camino. Y, sobre todo, son coherentes. Lila y Kell pertenecen a mundos distintos; sus problemas vitales son diferentes. Cada uno se ahoga en sus propios vasos de agua y se porta como corresponde a su trasfondo. Ella es una ratera de poca monta que encuentra la oportunidad de su vida y la aprovecha. Él es un mago que vive en la opulencia y sus palabras y acciones reflejan los sesgos de la educación que ha recibido y de su experiencia vital.

Lo mejor en este sentido es que ambos evolucionan gracias al otro sin que eso desarrolle una relación de dependencia tóxica.

Los villanos también se merecen un apartadito: dos hermanos gemelos ambiciosos, más malos que Voldemort y que me recuerdan mucho a él, quizá porque lo que ambicionan es un control absoluto sobre la magia y para lograrlo están dispuestos a hacer lo que sea necesario. Me gusta que sean gentuza mezquina sin escrúpulos y que vencerlos requiera astucia, suerte y mucha cooperación.


Lila Bard se guiaba por una simple regla: si un objeto valía la pena, entonces valía la pena robarlo.


  1. Hay tres ciudades que se llaman Londres. A lo mejor esto no te conmueve si no eres muy anglófila, pero a mí la idea me parece maravillosa. Y Schwab la maneja de manera muy inteligente. En un momento determinado nos cuenta que las tres son diferentes y que solo mantienen algunos puntos de contacto común, pero las lectoras no podemos dejar de imaginar el Londres que conocemos, así que el worbu nos resulta familiar desde la primera página, lo que contribuye a que nos sintamos cómodas.
  2. Tensión sexual no resuelta. Y no diré más. Bueno, sí. La cuestión es que, cuando leí la novela, no sabía que era la primera parte de una trilogía, así que cuando llegué al final y resultó que la trama era autoconclusiva, me quedé un poco bizca. Porque, con la última página leída, la historia de amor EVIDENTE que me había tenido en vilo la mitad del libro, quedaba en el aire. Afortunadamente, tengo dos novelas más para ver qué pasa.
  3. Hay magia. Magia de verdad, con hechizos. Magia poderosa, difícil de controlar. Magia que tienta, que salva y que tiene un precio. Hasta que leí Una magia más oscura no supe lo mucho que había echado de menos la magia en mis lecturas de adulta.

Y es que este es el motivo más importante para leer esta novela de fantasía urbana y oscura: encontrar a la lectora que fuiste. Si no la has perdido, si sigues asomándote a las páginas de una novela con la misma ilusión y las mismas ganas, si lees solo para disfrutar, si no te ha ganado el afán de análisis, entonces esto no te dirá nada. Pero el hecho es que yo había perdido la frescura a la hora de leer. Y Una magia más oscura me hizo rejuvenecer como veinticinco años. Sufría con los personajes, me angustiaba, sentía alivio cuando correspondía y hasta solté alguna lágrima furtiva.

Es imposible que dos personas lean el mismo libro. Incluso es imposible que una persona lea el mismo libro dos veces. Así que abrir este con mi experiencia en mente puede ser arriesgado. No obstante, mi experiencia ha sido maravillosa.


Algunos inconvenientes

La traducción es regulera. Parece ser que el problema principal radica en que la traductora hizo su trabajo para Latinoamérica y la editorial no ha hecho la adaptación a español de España. Esto no tiene más importancia que la que tiene; o sea, poca. Personalmente, los modismos me chocan durante las primeras páginas. Luego me acostumbro y leo o veo películas sin problema.

Tampoco me hace mucha gracia el abuso de la voz pasiva, el exceso del verbo ser que viene de la traducción literal del auxiliar inglés y las redundancias innecesarias.

Soy una pija irredenta y estas cosas me sacan mucho de la lectura, pero Schwab me mantuvo dentro, lo que quiere decir que la novela merece la pena, pero de verdad.

El espíritu de Jack Reacher. Sí, Tom Cruise no decepciona, pero la verdad es que tampoco te mata de sorpresa ni de profundidad. La acción de Una magia más oscura es trepidante, la historia engancha y los personajes molan, pero me ha faltado un pelín de reflexión. Un poco más de recrearse en las emociones, en las consecuencias de lo sucedido. Así habría terminado de convencerme.


Conclusión

Lee Una magia más oscura si quieres que el tiempo vuele, si tienes un mal día y necesitas pasarlo en un lugar donde no te van a permitir pensar en tus cosas. Pero ten en cuenta que no es un libro que te cambie ni que te exija demasiado. Disfruta y guárdalo junto a las fiestas de cumpleaños con amigas queridas y tardes en el parque de atracciones.

Si buscas una conversación pausada frente a un té, con amigas intensas que te conozcan mejor que a ellas mismas, deja a Schwab para otro momento.


Lanzamiento: junio de 2019
Editorial: Minotauro
Traducción: Julieta María Gorlero
Páginas: 400
Valoración: Café con leche
Cómprala aquí

  1. Puff, ni que el libro fuera barato para que no lo adapten al castellano bien. Pero, en fin, le tengo muchas ganas a esta trilogía. La voy a leer de cara al Celsius, ya que la autora está confirmada. Me has puesto los dientes más largos todavía. Gracias por tu reseña.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: