Las mujeres de la familia Medina, de María Fornet

Sinopsis: Manuela Medina regresa a Dos Hermanas, a la finca en la que se crió, tras la llamada de su prima Estrella, quien le da la peor de las noticias: Dolores, su madre, está a punto de morir. Manuela acude a su encuentro a pesar de llevar más de veinte años fuera, a pesar de los rencores y las rencillas; a pesar del estado en el que lo va a hacer. Pronto tiene la sospecha de que su prima y su madre le ocultan algo.

Manuela indaga en la verdad escondida tras las paredes de cal y los campos de olivos: la eterna negativa de su madre de confesarle su verdadera historia, esa unión entre tía y sobrina que desde siempre la desplazó de su legítima posición… Secretos que todo el pueblo parece conocer; todos, menos la propia protagonista de esta historia.

Las mujeres de la familia Medina versa sobre la complejidad de las relaciones familiares, la singularidad de los sentimientos femeninos y maternos. Es también una historia de raíces y sangre, de casta, de Andalucía; una novela que mezcla leyenda y tradición desde la mirada romántica de María Fornet, que conecta con la nostalgia por nuestros orígenes.

Una historia de mujeres con reminiscencias del realismo mágico de Isabel Allende en La casa de los espíritus, el magnetismo narrativo de Adelaida García Morales en El Sur y una invisible presencia masculina entretejiéndose en la vida de las protagonistas que remite a García Lorca en La casa de Bernanda Alba.


9788417954963_portadaweb2.jpg


Pertenezco a una estirpe de mujeres guerreras. Mujeres recias y sencillas, a las que nada amedrenta. Una estirpe de mujeres que cuando cometen errores, los cometen y bien.


Ya había leído hace mucho tiempo el primer capítulo de Las mujeres de la familia Medina que compartió María Fornet en primicia. Presentaba un formato de obra teatral, con tono costumbrista y con mujeres como protagonistas. Era sencillo imaginar que era una historia que hablaría sobre las raíces, sobre de dónde venimos y también sobre volver. Eso lo indica la palabra «mujeres» pero, sobre todo, la palabra «familia».

Llevo siguiendo a María desde hace mucho tiempo. Su labor como mujer, escritora, psicóloga y feminista ha sido una importante para muchas mujeres en general y para mí en particular. Ya tan solo siguiendo su cuenta de Instagram nos deja pinceladas maravillosas. Pero, además, desde hace poco comenzó un proyecto maravilloso con el podcast que publica una vez al mes The Gender Psychologist.

Hablé largo y tendido de Feminismo Terapéutico (ensayo) tanto en nuestro podcast como en el anterior portal A Librería. Pero lo cierto es que el género narrativo de novela es mi debilidad, y sabía que sería una delicia encontrarme con ella en ese ámbito. Tardó tiempo en llegarnos su novela, pero ya está aquí. Y ha sido todo un deleite.


Le gritó que cómo podía haber hecho algo así en un momento tan terrible para su madre, justo tras oír que la perdían para siempre, que no había vuelta atrás, que no era una broma aquello […]. Y no supo qué contestar, qué sentir, qué pensar.


Rescata un estilo de discurso que recuerda a las novelas más clásicas y descriptivas. Nos encontramos con poca acción, sendas descripciones y mucho mónologo interior. También añado: silencio. No es que no existan diálogos (que sí que los hay, y son contundentes), pero esas ausencias a veces expresan más significado que las largas intervenciones de los personajes. No es difícil imaginarse la historia de Manuela Medina sobre un escenario teatral. Quizás algún día.

La razón que hace regresar de su huida a la protagonista es la salud de su madre. Dolores está muriéndose. Pero la muerte es caprichosa y no tiene una fecha definida. Es difusa. Puede ser larga, tediosa. Su sombra se extiende por Dos Hermanas y Manuela, quizás preparada o quizás no, debe enfrentarse a esa realidad que no tiene muy claro cómo le sobrevendrá.


—No te mueres, madre.
—Nos morimos todas, hija. Y yo la primera.


El duelo es el silencioso protagonista de esta novela, divida en cinco actos que delimitan las conocidas etapas de la pérdida de un ser querido: “Negación”, “Ira”, “Negociación”, “Dolor” y “Aceptación”. En este camino transcurren los días lentos de Manuela, que no sabe cómo comportarse, y a la que le cuesta infinitamente comunicarse con su madre. La relación maternofilial siempre puede ser difícil, pero en los momentos de despedida todavía más.

Dolores se muestra como una mujer tosca y fuerte. Ama a su hija, pero el amor tiene muchas connotaciones. Podemos entender que Manuela también ama a su madre, pero también se ama a sí misma. Por eso, los secretos que hondean sobre el apellido Medina, alrededor de esas extensas y solitarias tierras andaluzas, se convierten en un constante pensamiento que las lleva a diferentes enfrentamientos.


Acompañaría a su madre en sus últimos momentos, cómo hace una buena hija, a pesar de una madre, y más a pesar de la suya, y lo haría paciente y sentida —no resentida—.


El costumbrismo es una parte crucial. El costumbrismo como reflejo de la España vaciada, del entorno rural. De lo castizo. Donde, aún ahora, las mujeres se ven obligadas a ser fuertes y al silencio. Lo que se mastica en estas mujeres es la crudeza de una vida plagada de sacrificios que las nuevas generaciones ya no están tan dispuestas a asumir. Manuela regresa al sitio donde se crió y se topa, al mismo tiempo, con otra Manuela desconocida.


No eran las mujeres Medina las únicas que le erizaban el vello, todo su pasado lo hacía: las calles del pueblo, las palmeras, las campanas de la iglesia.


Supongo que es la muerte que, como decía Carmen Laforet, pone en marcha una máquina que nadie está preparada para manejar.


Lanzamiento: noviembre de 2019
Editorial: Almuzara Libros
Páginas: 240
Valoración: Cappuchino
Cómprala aquí

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: