Café Librería

Los diarios de Matabot, de Martha Wells

Reseña doble para comentar las dos novelas publicadas en nuestro país: Sistemas críticos y Condición artificial.


Sistemas Críticos

Sinopsis: En un futuro controlado por entidades corporativas donde el viaje espacial es posible, una compañía de seguros debe aprobar y abastecer todas las misiones planetarias. Los equipos de exploración tienen que ir acompañados de androides suministrados por las aseguradoras, por su propio bien. Pero en una sociedad donde los contratos se conceden al postor más bajo, la seguridad no es lo más importante.

Un equipo de científicos lleva a cabo pruebas en la superficie de un planeta lejano, bajo la supervisión del androide de la aseguradora, una SegUnidad con consciencia que ha hackeado su módulo de control y que ha decidido usar el nombre —aunque nunca en voz alta— de «Matabot». No siente mucho cariño por los humanos y lo único que quiere es estar en paz para descubrir quién es en realidad. Pero cuando el equipo de una misión cercana desaparece, los científicos y su Matabot tendrán que averiguar la verdad.


sistemas criticos


La historia comienza con una SegUnidad compartiendo con los lectores que se ha hackeado para poder actuar por libre. Este hackeo podría haberle permitido matar a todos los miembros de la expedición Preservación Aux, pero prefiere tumbarse a ver capítulos de su telenovela preferida. Irónicamente, decide llamarse “Matabot” y dejar pasar los días intentando pasar desapercibido ante los humanos, para que no sospechen de su recién adquirido libre albedrío. Algo relativamente fácil, ya que los humanos no suelen ser partidarios de llevar SegUnidades a las expediciones y no comparten los mismos espacios. Cuando recibe órdenes directas, no le resulta complicado aparentar.

Pero cuando algo va mal en la misión del grupo de científicos al que Matabot debe vigilar, deberá apartar su indiferencia hacia los humanos e involucrarse para que vuelvan vivos a su hogar. Aunque eso suponga interactuar más de lo necesario con todos ellos.

Lo que más me ha sorprendido de esta novela es el humor que destila en cada página, en cada comentario de Matabot. Desde el uso de expresiones como “Me importa un pepino lo que les pase” o la descripción que hace de los humanos y de sus sentimientos, la novela logra no solo que empatices fácilmente con el robot, es que además realmente te ríes a pesar del peligro que puedan correr sus protagonistas. Aunque buena parte de la obra son los pensamientos de Matabot acerca de la situación que están viviendo, la trama resulta atractiva y permite devorarla en apenas dos tandas. Recordemos que es una novela corta, y como tal logra un objetivo: entretener.

Aunque es verdad que los secundarios son, valga la redundancia, muy secundarios (cumplen su cometido correctamente), y que el worldbuilding de la obra puede quedar algo simple más allá de la idea de las corporaciones y las empresas aseguradoras que controlan los viajes espaciales, creo que enseguida queda claro que lo que importa en esta novela es, tal y como indica el subtitulo, los Diarios de Matabot, y como la SegUnidad descubre quién es en realidad y qué desea en la vida ahora que goza de una cierta libertad gracias al hackeo que se ha realizado.

Primera de por el momento cuatro novelas cortas de estos Diarios de Matabot que deja muy buen sabor de boca. Aunque es una novela en cierto modo autoconclusiva, sin duda nos deja con ganas de más aventuras de Matabot. Divertida, entretenida y un soplo de aire fresco a la ciencia ficción. Puntuación: Capuchino


Condición artificial

Sinopsis: Tiene un pasado oscuro en el que murieron muchos humanos. Y por ese pasado decidió llamarse Matabot. Pero, de la masacre que le dio nombre solo conserva un recuerdo confuso, y ahora quiere saber más. Tras unir fuerzas con un Transporte de Investigación llamado TIP (es mejor no saber qué significa esa P), Matabot se dirige a la instalación minera donde todo se descontroló.
Sus descubrimientos harán que su forma de pensar cambie para siempre.


condicion artificial


Condición Artificial empieza donde terminó Sistemas críticos, por lo que es necesario haber leído la primera parte para comprender mejor el carácter y trayectoria vital de Matabot, esta unidad hackeada que trata de comprender mejor su pasado en esta nueva entrega de sus Diarios.

Si bien la primera parte resulta ser muy entretenida por lo innovador, Condición artificial pierde algo de frescura a pesar de introducir un nuevo personaje: TIP, que da pie a las mejores escenas del libro sin lugar a dudas ya que la trama principal es algo simple y para ser una novelette no sentí aquella necesidad de leerla de una sentada como me pasó con la primera.

Los Diarios de Matabot pueden afrontarse como capítulos breves de una serie de ciencia ficción con Matabot de protagonista. En la segunda entrega cambian todos los personajes secundarios, y nuevamente nuestro protagonista será contratado, aunque esta vez de forma voluntaria, ya que así podrá acceder sin problemas al planeta que tiene como destino. Sin embargo, no es capaz de calcular lo peligrosa que será esta misión y tendrá que proteger a este grupo (que parecen ser incapaces de tomar alguna decisión razonable en la mayoría de la trama, por cierto) a la par que trata de comprender su violento pasado.

No quiero acabar sin hacer un apunte del precio de estos libros; no negaré que ambas entregas han sido enviadas por la editorial Alethé a la que estoy muy agradecida. Aunque son ediciones muy resultonas (tapas duras, con buena traducción de Carla Bataller e ilustraciones de portada de Cecilia G. F.) cada ejemplar cuesta entre 15 y 17 euros. 32 euros por dos novelettes considero que es un precio algo elevado y hubiera apostado por sacar ambos libros en una única edición, o aunque fuera una tapa blanda que redujera costes. Al tratarse de una tetralogía, sacar dos libros en cada volumen hubiera sido, creo, más justo para el lector potencial. De todos modos, es cierto que están por ejemplo gratis en Kindle Unlimited.

En definitiva: Matabot es puro entretenimiento, el personaje principal es totalmente carismático, con un humor muy particular y ácido que encandila. Pero la trama principal flojea en la segunda entrega y es díficil terminar el libro sin una sensación de “es más de lo mismo” que le resta puntos a la valoración global.


Lanzamiento: Sistemas críticos: febrero de 2019 / Condición artificial: noviembre de 2019
Editorial: Alethé
Traducción: Carla Bataller
Páginas: Sistemas críticos: 152 / Condición artificial: 160
Valoración global: Cappuchino
Cómpralo aquí

Un Comentario

  1. Tengo pendiente leer la segunda entrega de esta querida MataBot. La primera me resultó bastante entretenida, sencilla en su ambientación, pero interesante en su monólogo interior. Espero poder meterle la zarpa (o mano robótica) pronto a esta segunda entrega 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: