Café Librería

El coloquio de las perras, de Luna Miguel

Sinopsis: «El boom latinoamericano fue totalmente machista», aseguró la escritora chilena Alejandra Costamagna en una entrevista. No nos costará darle la razón si nos paramos a pensar en el desconocimiento profundo que tenemos de la literatura latinoamericana escrita por mujeres y producida durante todo el siglo XX. Tampoco sería descabellado decir que ese machismo es el que ha impregnado al mundo editorial español durante décadas, y que es solo ahora cuando por fin empezamos a leer, desprendiéndonos de prejuicios, a las autoras olvidadas de la Generación del 27 y precedentes.

Recuperando el título de un pequeño cuento con el que la puertorriqueña Rosario Ferré analizó la misoginia literaria en los años noventa, El coloquio de las perras pretende ser un homenaje a las escritoras hispanohablantes que sortearon todo tipo de obstáculos para hacer su literatura. Desde populares figuras como Elena Garro, Gabriela Mistral o Alejandra Pizarnik hasta otras más desconocidas como Alcira Soust Scaffo, Agustina González López o María Emilia Cornejo, la periodista y poeta Luna Miguel entabla una conversación llena de ladridos con una docena de mujeres, con la voluntad de que sus obras sean leídas y reivindicadas, y tal vez con la esperanza de que la egoísta y peligrosa raza del «escritor macho» quede de una vez por todas extinguida.


LunaMiguel_ElColoquioDeLasPerras


Conocí a Luna Miguel por su primera novela, El funeral de Lolita (2018). Pero esta periodista, editora, poeta y escritora nacida en Alcalá de Henares en 1990 (compartimos año de nacimiento, qué bonito) ya tiene una larga trayectoria tras sus espaldas. Ha escrito para diferencias medios como Eldiario.es, Público, El País, S Moda, La Vanguardia, etc. Fue redactora y editora en PlayGround Books donde comenzó a coquetear con una larga lista de escritoras olvidadas. Junto con Antonio J. Rodríguez está a cargo del catálogo de la editorial Caballo de Troya.

Ha publicado diversos libros de poesía: Estar enfermo (2010), Poetry is not dead (2010), La tumba del marinero (2013), Los estómagos (2015) y El arrecife de las sirenas (2017). Es autora del cuento Exhumación (2010); de los ensayos El dedo. Breves apuntes sobre la masturbación femenina (2016) y El coloquio de las perras (2019), y del libro infantil Hazme volar (2019).


«Yo leía a los escritores, pero los escritores no me leían a mí».

Elena Garro


Me imagino a Luna trabajando en este ensayo. Casi nos lo cuenta ella también a lo largo de las páginas. Por eso, cada vez, me gusta más leer no ficción. O, mejor dicho, la no ficción de las mujeres a las que pertenece la literatura de ficción que tanto hemos necesitado leer. ¿Me entendéis? Yo creo que sí. Y sí estáis acostumbradas a mis reseñas y reflexiones, lo haréis todavía más. Las que buscamos con afán este tipo de obras y llenamos y llenamos libretas, cuadernos, WhatsApp con nombres y citas de autoras para compartir entre nosotras, “unas pocas”, que no dejamos de echar de menos.

Cito aquí a Tensi de Lecturafilia, con la que también he hablado de este libro y que ella ha reseñado en su propio espacio. Fue ella quien me lo recomendó, como la gran mayoría de los títulos que pasan por mis manos. Sé que siempre acierta, no me cabía la menor duda. Además, después de El funeral de Lolita, y de seguir la frenética actividad por Redes Sociales de esta joven autora, sabía que necesitaba leerlo.

El coloquio de las perras me recuerda a Cómo acabar con la escritura de las mujeres de Joanna Russ (diciembre 2018). De hecho, la propia Luna Miguel cita este ensayo publicado por Barret y Dos Bigotes en varias ocasiones (cuyo texto original, recordemos, se remonta a 1983). Y es que aquí tenemos un imprescindible compendio de escritoras latinoamericanas silenciadas, maltratadas, olvidadas. Es de la propia Rosario Ferré de la que toma prestado el título de este libro.


Querida Rosario, una vez más, tú disparas al que se cree amo, pero nunca hacia los cuerpos libres y hermosos de las perras.

(De la carta de Luna a Rosario Ferré)


Y lo hace de una manera atractiva y dolorosa. De esta que nos permite manosear el libro, volver a leerlo, subrayar citas fantásticas y hacer crecer nuestra lista de #MujeresEnLaLiteratura que debemos leer.

Estructurado en 15 capítulos, cada cual iniciado con un título irreverente o esclarecedor, rompiendo con la dinámica de convertir este texto en una monótona enciclopedia para feministas académicas (un estilo que recuerda al de Rosa Montero en Nosotras que, por cierto, también aparece mencionado entre estas páginas). Os dejo algunos ejemplos:


02

Todo el mundo tiene
una opinión sobre la vida
de Elena Garro

«Aquí la ilusión se paga con la vida».
Elena Garro


07

Cuando dicen «ah, sí, claro.
Era una mujer adelantada a su tiempo»
se refieren a que nadie supo nunca cómo
asumir la fortaleza y la genialidad 
de Gabriela Mistral

«Volviendo, pues, a la organización de las mujeres,
este es el primer paso:
organizarse para conocerse».
Gabriela Mistral


Cuando se lee a Hemingway, en Por quién doblan las campanas por ejemplo, ¿cómo imaginarse que una muchacha tan terrible va a deslizarse en el lecho de un hombre que ni siquiera le ha dicho una palabra, y que eso puede ser una maravilla? Lo escribe así porque Hemingway no comprendía a las mujeres. Faulkner no sabe nada de las mujeres. Quizás solamente Dostoievski: aunque sus mujeres son un poco fanáticas, en él tienen más peso […]. Yo siempre he dicho que los escritores no saben contar a las mujeres.

Marvel Montero


Y hay  más nombres, algunos que me resultaban completamente desconocidos y otros que ya había tenido el gusto de leer como Pita Amor («a Amor todo le daba igual»), Alcira Soust Scaffo, Aurora Bernárdez («Algo ha quedado en mí, un núcleo oscuro, / confusón, la caída. El desconcierto. / Es así, no me quejo. / Me pregunto»), Agustina González, María Emilia Cornejo, Victoria Santa Cruz, Alejandra Pizarnik («Mi delirio me obliga a callar»), y Eunice Odio:


[…] Mira la herida

para no olvidarla, ¿es bella?


Y sí, para enriquecer todavía más este ensayo, Luna termina cada uno de los capítulos dedicándole una carta más o menos breve a cada una de estas escritoras, mujeres, poetas. Es un toque muy personal, íntimo, a veces con cierto dolor, a veces con orgullo contenido, a veces con melancolía. También con coraje. ¿Me permites a mí Luna tener esa pequeña parte de valentía que tú me has transmitido?


Querida Luna Miguel:

Por momentos me he sentido pequeña leyéndote escribir sobre otras escritoras. Por favor, no te sientas culpable, a veces me pasa. También me han entrado ganas de hacer yo lo mismo con otras muchas autoras, quizás gallegas, que están particularmente escondidas bajo la figura titánica de Rosalía de Castro (como si una, tan solo, bastase). Cuando leo trabajos como el tuyo quiero sentirme capaz. Y más sabiendo que llevamos prácticamente los mismos años en este mundo, aún teniendo la impresión de que es probable que tú hayas crecido mucho más en ellos y yo, tan solo, me haya hecho un poco más vieja.

Perdóname, escribo así. Sin sentido. Solo quería terminar esta reseña de la manera en la que tú terminabas cada capítulo. Y, también, haciendo hincapié en el final, el número 15, aquel que has titulado Cómo recuperar la escritura de las mujeres (para qué escribir nuestros nombres). Yo creo que leer El coloquio de las perras es una buena manera de caminar hacia ello.

Tuya,

Miriam.


«¿Y qué si nos olvidan? Toda mujer escribe para recuperarse a sí mima».

Rosario Ferré


Lanzamiento: octubre de 2019
Editorial: Capitán Swing
Páginas: 176
Valoración: Moka y chocolate
Cómpralo aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: