Café Librería

La hermana favorita, de Jessica Knoll

Sinopsis: Cuando cinco mujeres hiper exitosas, bellas y tremendamente competitivas acuerdan participar en un reality show ambientado en la ciudad de Nueva York llamado “Dig Diggers”, los ejecutivos de la cadena esperan que el programa esté repleto de pequeños agravios, viciosos ataques, chismorreos… minucias. Lo que no pueden imaginar es que la segunda temporada del reality acabará en asesinato. Cada una de las cinco mujeres está ocultando algo oscuro a los espectadores, a los productores y entre ellas mismas. Y ante un cadáver nada desean más que mantener ocultos esos secretos.


La hermana favorita, de Jessica Knoll


Cuando vas a hablar en televisión de tu hermana menor, muerta a los veintisiete años, tienes que apostar por el producto de calidad.


La hermana favorita es una película de sobremesa contada con el desparpajo de una novela de chick lit de las frescas y rozagantes y con el fondo de verdad que tiene ser mujer en Nueva York o en Barcelona en esta época.

No esperes una gran prosa, ni una trama fascinante, pero tampoco leas esta novela apresuradamente porque se te escapará lo mejor.

La cuestión aquí es que Knoll emplea todos los clichés sobre las relaciones entre mujeres para denunciar los motivos que hacen que esas relaciones sean así. Las protagonistas de La hermana favorita

  • Van impecables siempre
  • Critican el aspecto del resto aunque son amigas
  • Compiten de manera despiadada
  • Se guardan rencor
  • Son capaces de herirse
  • Tienen una espantosa relación con la comida
  • Sus autoestimas son lamentables
  • Mienten
  • Traicionan
  • Y aun así son las víctimas indiscutibles

Si lees el libro con la atención fuera de plano, te parecerá que es un libro misógino más que trata a las mujeres de éxito como harpías superficiales.

Pero no.

Es una novela mediocre con una gran idea de fondo: que las mujeres ambiciosas son como los hombres ambiciosos y se tratan unas a otras como ellos en aquella peli de los ochenta: Wall Street.


Algunas mujeres malas y sus malas armas de mujer


Soy racista. Soy elitista. Soy mentirosa. Voy a ir al infierno, pero hasta el infierno me parece mejor que el día de hoy.


Las mujeres de La hermana favorita son supervivientes que envejecen a los treinta y cuatro años. Con esa losa sobre sus cabezas, hacen lo que pueden para aferrarse a su cuota de éxito. Mantienen relaciones tóxicas y alianzas precarias, explotan el discurso y la imagen pretendidamente feminista del capitalismo, pervierten el movimiento body positive y engañan sobre su orientación sexual o sobre haber sufrido maltrato.

Esta novela pone de manifiesto el tipo de mujer que consideramos aceptable, que no es una mujer de verdad, sino un personaje de ficción.

Nos gustan las mujeres guapas, elegantes y de éxito siempre que hayan sufrido para alcanzar ese éxito o que se machaquen a diario para mantener un cuerpo escultural. No nos gustan las mujeres atractivas y felices. Está prohibido ser atractiva y feliz.

Ser atractiva y exitosa tiene un precio. El precio de una historia personal de abusos, o de pobreza, o de autorrechazo.

Las mujeres de La hermana favorita nos resultan aceptables solo al principio y, curiosamente, también nos parecen despreciables solo al principio.

Aceptamos lo que nos parecen rasgos positivos porque van asociados a historias de sufrimiento extremas que cada una de ellas ha superado. Y las despreciamos por lo que las demás dicen de ellas solo mientras nuestra perspectiva permanece cerrada. A medida que conocemos más puntos de vista, lo bueno no es bueno porque parte de mentiras y lo malo no es tan malo porque parte de la visión sesgada de personajes a los que ya no queremos ni respetamos.

Estas mujeres no pueden ganar.

Todas ellas son profundamente infelices, mienten sobre la raíz de su infelicidad para que se les conceda el deseo de tener éxito y la mentira corrompe su posible felicidad.

Toda la novela es una trampa.

Como la vida de las mujeres.


Conclusión


Layla dice algo que hace reír a sus amigas. Levanta la vista y, al verme, toma la decisión deliberada de dejar de sonreír. No pasa nada. la mayoría de los adolescentes dejan de sonreírles a sus padres durante una temporada. Mientras sepa que es feliz a ratos, no me siento tan mal. No tomé la decisión correcta, solo la mejor.


La hermana favorita es una novela muy ligera que se lee con rapidez. El misterio acerca de la muerte y de la identidad del asesino ayudan, claro. Pero también ayuda esa parte malévola que reside en la lectora y que se complace en asistir al espectáculo de la decadencia ajena.

Como espectadoras, como lectoras, nos implicamos, juzgamos, insultamos a estas mujeres y nos sorprendemos de sus acciones y reacciones. Sin darnos cuenta de que hacen lo único que pueden hacer para triunfar en un sistema en el que, sencillamente, una mujer no puede triunfar.

De feminismo digerible, a la novela le falta su poquito de conciencia de clase, pero no se puede tener todo. Como ejemplo de lo que el capitalismo ha hecho por las mujeres, La hermana favorita es una obra muy solvente y entretenida.


Lanzamiento: octubre de 2018
Editorial: Roca Editorial
Páginas: 395
Valoración: Café soluble
Cómprala aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: