Café Librería

Boulder, de Eva Baltasar

Sinopsis: La protagonista de Boulder se gana la vida como cocinera en un viejo barco mercante. Es la situación perfecta: soledad, una cabina, el océano, algún puerto en el que conocer mujeres y horas para encarar el vacío, para sentir la fuerza de la provisionalidad. Hasta que un día una de ellas consigue que abandone el mar, acceda a vivir entre cuatro paredes y se implique en la gestación asistida y en la educación de un hijo. ¿Qué ha hecho la maternidad con la mujer que en su día conoció en un bar de la Patagonia? ¿Qué hará ella, animal enjaulado en una casa unifamiliar de Reikiavik?

Todo ha cambiado excepto su apodo, Boulder: esas enormes piedras aisladas en medio del paisaje, expuestas a todo sin que nadie sepa de dónde vienen ni por qué están ahí.


Me besa y me llama Boulder. Cuando se corre me llama como si se rompiera, como si me llamara una piedra.


91UJMakD88L


A bordo creen que estoy chiflada, que soy la oveja negra de una familia aristócrata y que alguien mató a mis padres y a mis hermanos.


Permafrost (2018) empezó a estar en todas partes. Una novela lésbica e intimista encabezando las listas de más vendidas. Para colmo, Eva Baltasar se presentaba cohibida, respondiendo a las entrevistas con una sencillez hermosa y cierta ansiedad por pasar desapercibida. Celosa de sí misma, de su vida, aislada y pequeña, quizás el éxito de su primera obra radica en la sencillez con la que se puede plasmar una vida disfuncional. Como la nuestra.

Boulder suponía un desafío. El salto de estilo y temática es abismal, aunque sigue manteniendo la perspectiva lésbica (menos mal), como algo normal. El tono es más sosegado, quizás los trastornos son menos acentuados y el erotismo pierde protagonismo (recordemos que lo que salvaba un poco la vida en Permafrost era el sexo, aquello que permitía que el tiempo se detuviera). Eva Baltasar, de cualquier modo, no abandona la poesía narrativa que caracterizó la primera parte de la trilogía (eso sí, independiente entre sí).


Hace más de un año que no tengo a una mujer en los brazos. El cuerpo me insulta, me exige otro cuerpo para saciar el hambre monstruosa de tocarlo y excitarlo hasta hacerlo escupir a la persona, su pureza, su encanto.


La protagonista de esta novela, que cuya vida transcurre en soledad como cocinera en un barco, es sorprendida por una relación sentimental estable y todo cambia. Siempre es el amor, ¿verdad? Lo que viene a destruir un poco lo que somos. La oscuridad de la propia felicidad es desalentadora, quizás por ello Boulder puede resultar intimidante, incómoda, abrupta. Sobre todo porque el conflicto, digamos, el antagonista de esta historia, es el nacimiento de un hijo.

La maternidad, tan recurrente y desafiante en la literatura actual, principalmente en aquella con perspectiva femenina, es mostrada aquí con un par de vueltas de tuerca. Primeramente porque se trata de una maternidad de dos mujeres. La narradora siente ese hijo como una intromisión bestial, el núcleo de esa relación y de ese cariño se traspasa al recién llegado. Los sentimientos de exclusión, de insoportable soledad, la llevan a relatar la nueva situación como una auténtica condena.


La vida se abre como una herida que supura y escuece. Si alguien me habla de felicidad, juro que le rompo la cara.


Sorprende la actitud descontrolada que toma Boulder, como si el haberse salido de su solitaria vida no le permitiera mantener una estabilidad. Se convierte en una enemiga de su familia y de sí misma. No hay orden, tampoco justificación, simplemente un desmembramiento paulatino de todo esto. Como quien empieza a enredarse en su propia cuerda.


Las palabras que evocan enfermedades deberían poder quemarse.


·Lanzamiento: marzo de 2020
·Editorial: Literatura Random House
·Páginas: 120
·Valoración: Moka y chocolate
·Cómprala aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: