Café Librería

Peach, de Emma Glass

Sinopsis: Algo terrible le ha ocurrido a Peach. Le duele caminar y solo tambaleándose es capaz de llegar a casa, donde la pesadilla continúa: sus padres no parecen darse cuenta de nada. Peach deberá recomponerse sola, juntar los pedazos que quedan de sí misma, antes de retomar la rutina de su vida diaria: su novio Green, sus amigos, las clases. Pero no es fácil concentrarse cuando le asalta el recuerdo de una enorme boca abierta, cuesta comer cuando siente el estómago hinchado como un tambor y es imposible dormir cuando el olor a grasa achicharrada llena sus fosas nasales. A pesar de que intenta cerrar los ojos ante lo que ha sucedido, Peach comienza al fin a entender qué debe hacer para superarlo y a reunir el valor necesario para llevarlo a cabo.


Peach de Emma Glass


Me gusta esta sensación de estar llena. Me froto el estómago. Lleno. Firme. Me desabrocho la camisa, me quito el pijama. Tengo en la piel unas líneas de luz naranja de la farola. Sigo las líneas con los dedos. Unas extrañas sombras rompen las líneas de luz. Oscilando sobre mi piel. Naranja. Roto con negro. Vuelve a oscilar hacia el naranja. Me incorporo. Hay destellos naranjas por toda la habitación. Voy hasta la ventana. Tengo que apoyarme en el alfeizar para mantener el equilibrio cuando lo veo oscilar, tambalearse bajo la luz de la farola. Se apoya en ella con esos dedos viscosos que parecen salchichas.


Realismo mágico sucio escrito por mujeres

Peach es una novela como tantas otras y sin embargo distinta. Es una novela que pertenece a nuestro tiempo. Ahora las mujeres podemos escribir y firmar nuestras obras con nuestros nombres y nuestros apellidos. También podemos hablar de nuestras cosas y que la crítica no relegue el fruto de esas cosas nuestras al cajón de las «cosas de chicas». Por lo menos no toda la crítica. Y a veces hasta podemos librarnos de la letra escarlata.

Emma Glass toma algunas decisiones cuestionables en Peach. Por ejemplo, decide contar las consecuencias de una violación en términos de realismo mágico, con un lenguaje lleno de poesía.

Pero no te confundas: la poesía de Peach no es bella. La poesía de Peach consiste en rodear los hechos asquerosos de asquerosas imágenes. En estas páginas, pocas, Glass toma lo peor de una experiencia mucho más corriente de lo que nos gusta creer y lo coloca en un escaparate lleno de color y de grumos y de silencios y de vientres que estallan.


Miedo y asco en Goodreads

Muchas de las valoraciones de una estrella que he leído en Goodreads hacen referencia a tres aspectos:

  • No hay trigger warnings de violación, violencia, gore y canibalismo.
  • La prosa es excesivamente gráfica.
  • La historia es incomprensible.

Sirva el primero de los puntos de la lista como alerta de contenido que, sí: es gráfico, violento y perturbador.

¿Cómo se supone que deben contar las mujeres las experiencias violentas y perturbadoras de las que son protagonistas?

¿Acaso tenemos que disfrazar las heridas? ¿Tenemos que pintar nuestra sangre de color azul como en los anuncios de compresas?

A Peach, la protagonista de esta novela corta, la violan y ella sufre y pasa un tiempo confundida, asustada, dolorida y sola. ¿Hay una manera mejor de plasmar el sentimiento de irrealidad que sigue a un trauma que con una prosa irreal que combina momentos repugnantes con ideas consoladoras y blandas?

No es esta una novela realista, ni mucho menos. Al contrario: la magia del realismo mágico, las metáforas, las imágenes, convierten la experiencia de Peach en algo más allá del realismo.

Pero que no sea realista no implica que lo que cuenta Glass en Peach sea falso. La verdad tras esos personajes que encarnan las características asociadas a ellos es absoluta.

Peach es redonda y blanca como un melocotón. Es suave y ha sufrido una herida que ella misma sutura desde la soledad.

Su novio es el árbol bajo cuya sombra se cobija y como árbol su cuerpo tiene nudos.

El hermano de Peach es un bebé sin nombre, blanco, translúcido y dulce cuyo cuerpo gelatinoso siempre se encuentra a un paso de derretirse.


Peach: la historia


¿Qué es todo esto, Peach? Mamá examina las bolsas que he dejado amontonadas en el suelo de la cocina. Está preparando unas tazas de té. ¿Dónde has estado? ¿Cómo te has ensuciado tanto? Tienes que darte una ducha. Levanta una de las bolsas y la coloca sobre la mesa de la cocina y rasga el plástico negro y la abre. Baja la cabeza y la mete en la bolsa. ¡Hala! ¿De dónde has sacado todo esto, Peach? ¡Qué olorcillo tiene!


La novela cuenta unos pocos días de la protagonista después de sufrir una violación. Durante toda la novela asistimos a su dolor, su confusión, su miedo y al deseo de hablar con alguien. Solo uno de sus profesores se entera de lo que pasa, pero no puede ayudarla. Es Peach quien debe sobreponerse al trauma.

Sola y asustada, Peach va hinchándose como un melocotón gigante a lo largo de la historia. Hasta que al final cree que quizá empieza a deshincharse, que las cosas vuelven poco a poco a la normalidad.

Las heridas se hinchan cuando están en proceso de curación. Y adquieren horribles colores, a veces se infectan. Hasta que por fin la piel recobra su color y la superficie vuelve a allanarse.

Los traumas, como los hematomas, solo se superan integrándolos.

De todo esto habla una novela corta bellamente escrita que requiere lectoras expertas capaces de dejarse llevar por una obra que combina contenido y continente, que te arrastra a un estado mental desagradable pero necesario.


Conclusión

Peach no es una novela para todo el mundo, pero todo el mundo debería leer alguna vez una novela como Peach.


·Lanzamiento: octubre de 2019
·Editorial: Narrativa Sexto Piso
·Páginas: 116
·Valoración: Café con leche
·Cómprala aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: