Café Librería

Reír en tu funeral, de Darío Vilas

Sinopsis: Cuando nuestros demonios interiores suman tantos cuernos como reproches nos lanzamos por minuto. Cuando el frío deja de ser estacional y lo abarca todo. Cuando cualquier esfuerzo para volver a entrar en calor es infructuoso. Cuando la pasión se torna escarcha. Cuando el sexo es para quemar calorías. Cuando nos cerca el hielo y me acecha la sombra de un vecino. Es entonces cuando el único consuelo que me queda es poder reír en tu funeral.


reir_en_tu_funeral_9788_HQVB4xBO


A partir de aquella noche, solo hubo frío.


No soy muy asidua al terror, pero al igual que la poesía, lo leo de vez en cuando y lo disfruto con algo menos de frecuencia. Me cuesta encontrar obras de mi agrado en ciertos géneros, aunque me gusta el terror psicológico, sobre todo cuando está integrado en obras de otra temática. No me atraen demasiado esas historias tópicas y ese terror que se empeña en asustarnos a base de litros de sangre y kilos de casquería, con todos mis respetos hacia ellas. En cierto modo sabía al comprar el libro que no iba a encontrarme eso, sino algo más aterrador. Algo que de verdad me daría miedo, aunque no fui capaz de imaginar cuánto.

Darío Vilas tiene esa prosa cuidada, bastante poética, que disfruté también en La leyenda del Babujal. Aunque si bien en esta última el terror es algo puntual, en Reír en tu funeral apenas nos da tregua. Desde el principio, con un narrador en tercera persona que nos introduce las dos partes de una historia que más tarde nos contará Jano, su protagonista, desde su propia visión.


Quizás nada de esto sea del todo cierto, pero es mi versión de los hechos.


Jano es el esposo de Andrea y trabaja como representante de material de oficina. Parece que ni su trabajo ni su vida conyugal le gustan. Su mujer gana bastante dinero vendiendo conservas de verduras por internet. A pesar de la relación fría que mantienen, Jano es incapaz de negarle nada a Andrea. Una mañana de otoño tan inusualmente fría como su relación, ella le pide que se quede en casa para hacer unas tareas, entre las que está pintar una humedad que ha salido en el baño, y él accede. Y ahí comienza la pesadilla, pues esta obra no puede calificarse de otra manera. Es un relato que yo calificaría de onírico por su manera de desarrollarse, con esa sensación que dejan los malos sueños de los que no somos capaces de despertarnos.


Sería mejor que se mataran o se dejaran morir.


Jano, Andrea y el vecino son los únicos personajes de la historia. El vecino parece ser una sombra o una mancha, una materialización del miedo de Jano y una persona real para Andrea. Lo curioso es que según el protagonista, no hay vecinos alrededor, ya que su casa está situada en un lugar aislado. Pero esa sombra que les acecha parece tener otra explicación. Jano quiere ser padre y Andrea parece indiferente ante ese hecho. Estamos ante una obra en la que el amor, la paternidad y la maternidad tal y como los conocemos se desdibujan. Se nos muestra su otra cara, tan realista en muchos casos como alejada del concepto romántico que tenemos de estas realidades.

Concluyendo, tenemos una obra de terror, con ritmo de thriller y dividida en dos. Recuerda en parte a una obra de teatro. Es breve pero muy intensa. Nos sumerge de lleno en los demonios del ser humano, los fantasmas internos que siempre asustan más que los de fuera. Este libro me estremeció y me maravilló a la vez. Una lectura de esas que os recomiendo leer en un momento adecuado porque es de las que tocan la fibra y que parece hecha para causar sentimientos de los que queremos alejarnos. Creo que solo es apta para amantes del terror y el género negro. La violencia y el sexo están presentes en su justa medida. Para mí toda la obra es una enorme metáfora; representa un hecho vital compuesto de otras metáforas (como el frío o el desván de la casa) que se engarzan para formar el conjunto, algo que tal vez solo exista en la mente del protagonista. Aunque por supuesto cada lector debe llegar a su propia conclusión y puede tener múltiples lecturas. Si os decidís a leer esta historia, se os meterá su frío en el cuerpo.


Era como dejar abierta una pequeña parcela de esperanza en medio del vacío más gélido.


·Lanzamiento: 2018
·Editorial: Cazador de Ratas
·Páginas: 160
·Valoración: Capuchino
·Enlace de compra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: