Café Librería

Cinco reflexiones sobre el confinamiento que podemos usar en nuestros proyectos literarios

Me negaba a escribir sobre esto. De hecho, me prometí no hacerlo. Pero bueno, ¿cuántas cosas nos hemos propuesto en el confinamiento que no hemos cumplido? La mía, escribir sobre ello. Así que aquí van cinco reflexiones sobre el confinamiento que podemos usar en nuestros proyectos literarios. (Gracias, Ariadna Sanz, por la ayuda en este artículo).

Por cierto, doy por hecho que habrá mil novelas sobre amor y desamor encerrado, habrá historias de terror claustrofóbico, naves a la deriva, costumbrismo confinado… A mí es una parte que me crea asfixia, así que no quiero escribir sobre ello. Se me ocurren otros temas más interesantes.


Enfermedades de la plaga

Esta es obvia, pero relevante. El CO-VID no es la plaga base, la plaga base somos la especie humana, hacinada, amontonada. El virus se ha extendido rápido en ciudades, donde las relaciones interpersonales son mínimas. Hemos visto los estragos en la transmisión entre personas en situación de pobreza, con menos acceso a sanidad y a las mínimas medidas de seguridad. Se dice que la humanidad vivirá una hecatombe cuando la escasez de agua sea global, pero puede que no lleguemos a eso. Puede que las pandemias favorecidas porque somos mucha gente, concentradas en ciudades idénticas y que se mueven mucho por paisajes #remotos, #exóticos, #selfieaquísufriendo hagan antes el trabajo.


(Foto de Getty images)


La estupidez humana

Esta es mi preferida, por lo de la sociología. Fiestas CO-VID, celebraciones deportivas en plena temporada de rebrotes, borracheras en masa sin mascarilla, Miguel Bosé y antivacunas varios… La pandemia nos demuestra que, como especie, somos deleznables: que nuestras prioridades personales pasan por encima de las de la comunidad, que los discursos populistas tienen más calado que los científicos… Y me salto el politiqueo barato y el postureo. De aquí salen mil tramas, mil hilos… Nos llevan a las mejores novelas, las que ponen al ser humano como algo despreciable. No me parece mal lo de no sobrevalorarnos como especie.


En las celebraciones no hay coronavirus (Foto de Marca)


La selección natural estúpida

Esta sigue a la anterior. ¿Habrá selección natural en la especie humana? Más allá de que personas con mejor salud pulmonar parecen llevarlo mejor, ¿habrá una selección basada en la estupidez? ¿Van a morir en masa aquellos que se comportan de una forma inconsciente y peligrosa? La respuesta es que no, ¿pero podemos imaginar otra clase de pandemias, más rápidas, donde esa inconsciencia tenga efectos más directos en la capacidad de supervivencia y reproducción? Por el contrario, ¿la gente con hijos se puede permitir un comportamiento más estúpido por aquello de tener el trabajo ya hecho, a nivel evolutivo?


Coronavius Challenge, sin comentarios (Foto de Daily Mail)


Animales urbanos

Esta y la siguiente van de la mano. No pensemos en animales domesticados o de compañía, que también, como cerdos, vacas, perros o gatos. Pensemos en gaviotas, palomas, ratas… esas especies que conviven con la especie humana, con los que compartimos ciudades. Hemos visto cambios de hábitos. Por ejemplo, gaviotas que, sin los restos alimentarios humanos, se pusieron primero agresivas y a cazar muchas palomas, después. La primera consecuencia ecológica de una ciudad en la que desaparecen los humanos es qué ocurre con los animales y plantas con los que coexistíamos. ¿Cómo sería la convivencia, por ejemplo, en ciudades con muchos menos seres humanos? ¿Seguiríamos siendo el depredador último del territorio?


Gaviota merendando (Foto de Ana Jiménez)


La reconquista

Arces o jabalíes por las calles… Aparecieron muy rápido, solo fue necesario que el agua se limpiase un poco, que las calles se vaciaran. Los animales del entorno se acercaron a los espacios humanos. Personalmente, me sorprendió lo rápido que fue. Las “malas hierbas” crecieron rápido ocupando los espacios que a los seres humanos nos gustaban ajardinados… todo en un abrir y cerrar de ojos. Me hace pensar en que puede que la naturaleza sea capaz de olvidarnos rápido. ¿Cuán relevantes somos para el planeta cuando dejamos de ser relevantes? O la ligamos con la anterior: ¿puede generarse un conflicto entre los distintos grupos de especies animales?


Cabras en Gales durante el confinamiento (Foto de Getty Images)


Espero que os puedan ser útiles. Si tenéis más, podemos hacer otro artículo. De momento, sería bueno aprender a lanzar hachas.


Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: