Café Librería

El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes, de Tatiana Țîbuleac

Aleksy aún recuerda el último verano que pasó con su madre. Han transcurrido muchos años desde entonces, pero, cuando su psiquiatra le recomienda revivir esa época como posible remedio al bloqueo artístico que está sufriendo como pintor, Aleksy no tarda en sumergirse en su memoria y vuelve a verse sacudido por las emociones que lo asediaron cuando llegaron a aquel pueblecito vacacional francés: el rencor, la tristeza, la rabia. ¿Cómo superar la desaparición de su hermana? ¿Cómo perdonar a la madre que lo rechazó? ¿Cómo enfrentarse a la enfermedad que la está consumiendo? Este es el relato de un verano de reconciliación, de tres meses en los que madre e hijo por fin bajan las armas, espoleados por la llegada de lo inevitable y por la necesidad de hacer las paces entre sí y consigo mismos.


El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes


Aleksy es un chico conflictivo. Vive en un internado en el que, cuando llegan las vacaciones de verano, se despiden entre los compañeros advirtiéndose: “No te suicides”, sabiendo que los reencuentros con los familiares o las situaciones complicadas alterarán la vida de estos jóvenes.

Aleksy se convertirá en un aclamado pintor que sufrirá un bloqueo creativo. Como parte de su terapia, narra el que fue el último verano con su madre, unas vacaciones en el sur de Francia a las que Aleksy no quería ir ni muerto pero a las que acaba accediendo a ir, a pesar de perderse un viaje a Amsterdam con sus amigos. El odio por su madre es visceral, tanto en lo físico como en lo emocional. La pérdida de su hermana, Mika, constante en toda la historia, y un padre ausente no ayudan precisamente a cerrar unas heridas que supuran lentamente en esta familia.

Las que iban a ser las peores vacaciones de su vida se convierten lentamente en una extraña terapia que llevan a cabo madre e hijo y en las que pondrán sobre la mesa sus problemas y, aunque saben que no tienen solución, al menos intentarán buscar un punto en común. La ira y el rencor darán alas a la creatividad de Aleksy, y la noticia que tiene que darle su madre (algo bastante previsible) forzará llegar a este entendimiento que a todas luces parecía imposible.

Una novela que fácilmente podría caer en el drama más de película de Antena 3 por la tarde juega con el lector empleando el recurso de viajar en el tiempo; del futuro, con Aleksy siendo un artista de renombre, al pasado, en la que los días en la casa de veraneo se suceden más deprisa de lo que le gustaría a esta familia tan herida, pero no rota del todo.

En resumen: una historia fascinante, en la que lo que importa no es el final, siendo el viaje, o esos paseos por el campo en el sur de Francia de una madre y un hijo que intentan juntar su relación familiar y llevarla a un punto que nunca hubieran esperado alcanzar.


  • Lanzamiento: Marzo 2019
  • Editorial: Impedimenta
  • Traducción: Marian Ochoa de Eribe
  • Páginas: 256
  • Valoración: Moka y chocolate
  • Consíguelo aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: