Café Librería

Aracnefobia, de Celia Añó Espí

[Reseña publicada originalmente en A Librería en febrero de 2019].


42770844._sr1200630_


De mitos y arañas chungas

Villano, héroe… Qué conceptos tan relativos. De hecho, esa es una de las premisas iniciales de Aracnefobia. El protagonista de una historia puede ser el antagonista de otra. Todo arranca con la mala relación entre Aracne, la señorita de la casa e hija de la Viuda de Armeló, y Adrien, un chico que se encarga de protegerla. Antes de seguir, quería destacar esta parte de la sinopsis oficial de la novela:


Quizás Aracne no le echó un ojo como debía a su sirviente. Quizás Adrien no tuvo mucha mano al tratar con esa chica caprichosa.


Se ve que a alguien le va el humor negro. Lo digo porque, como ya sabéis, la novela forma parte del Proyecto Válidas y, por eso, Aracne sufre ceguera y a Adrien le falta la mano (o el brazo, no me ha quedado claro) derecha. Tanto es el odio que se llegan a tener estos dos que su objetivo principal es matar al otro. Y no, esto suena a spoiler, pero no lo es, porque Celia Añó se atreve en esta novelette con una estructura muy inusual en la que juega con el tiempo y los acontecimientos a su antojo. Y, si bien al principio el lector puede sentirse algo confuso, en seguida se encontrará atrapado en las redes de una historia que engancha.


DzEbhbGWsAAW4-H

Los protagonistas/villanos de la historia dibujados por la propia autora


Aracnefobia engancha porque hace que el lector se centre en el cómo. En los asuntos que llevaron a la historia a la locura extrema que se desvela en el capítulo 2 (numerado de otro modo en realidad, pero es el segundo que leemos). También destaca el vocabulario del que hace gala la joven autora, que demuestra que en esto de las letras no importa la edad, solo el arte que una tenga.

Aracnefobia es una historia breve de fantasía oscura que merece la pena leer. De igual modo que su estructura le da la vuelta al típico planteamiento de una obra de ficción, sus inspiraciones clásicas en el mito de Aracne son una realidad y el estilo de Añó hará que queráis llegar al final de la historia. Ahora solo falta hacer camisetas en las que ponga Team Aracne y Team Adrien. Yo me pido una de la primera. Sí, soy así de especial.

Un Comentario

  1. Pingback: Corre, Renina, corre, de Celia Añó Espí | Café Librería

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: