Café Librería

Hacia el resquicio, de Celia Corral-Vázquez

Oskar despierta en el fondo del agujero más profundo que ha pisado jamás. La única opción posible es subir hacia la luz de la cúspide, que resplandece con la promesa de sacarle de allí. Sin embargo, los kilómetros de cuevas y corredores laberínticos no son lo único que se interpone entre él y la superficie.


Pronto descubrirá que en las profundidades existen innombrables peligros acechando desde las sombras, y que los residuos de una humanidad convulsa que trata de alcanzar la perfección frente a la adversidad pueden llegar a filtrarse hasta a las grietas más recónditas del subsuelo.

Después de una larga temporada leyendo novelas que me han hecho salir totalmente de mi zona de confort, necesitaba volver a ella, y con este libro he conseguido volver a sentirme a gusto leyendo ciencia ficción, porque sabía lo que me iba a encontrar.

Estamos ante una novela corta que se lee bastante rápido, con un lenguaje sencillo, aunque a veces reconozco que la narración sí que se me hacía un poco densa y confusa, sobre todo al principio, cuando no tenía muy claro lo que estaba pasando o cuándo había digresiones al pasado o sueños de los protagonistas que, en verdad, eran necesarios para poder entender mejor la trama.Como digo, el comienzo no me atrapó demasiado, me parecía que no entendía nada, no terminaba de sentirme a gusto con lo que estaba sucediendo, pero pronto empecé a querer saber más de la historia de Péndulo y Oskar, saber dónde estaban, cómo habían llegado allí y, sobre todo, por qué los habían dejado en ese escenario que, por cierto, me ha gustado mucho.

Todo lo vamos descubriendo poco a poco y aunque la novela no es demasiado larga, me ha sorprendido que no queda ni un solo cabo sin atar (bueno, quizá el final es un poco abierto para mi gusto) y que la información se va dando despacio, sin saturar al lector al final con una bomba tras otra que aturulle su cabeza, pero tampoco es todo tan sutil que tengas que leerlo dos veces para entender lo que pasa.

Los personajes son escasos, solo os hablaré de dos de ellos, los dos principales: Oskar y Péndulo.

Oskar no me ha gustado demasiado. Es un personaje llorica (que tiene motivos, no os voy a engañar), pero de mente muy cerrada. Trabaja en un hospital y cree que aquellas personas que tienen anomalías genéticas no deberían existir. A veces me parece contradictorio en sus pensamientos y me pasé toda la novela deseando que no sobreviviera, porque si consigue seguir avanzando es gracias a Péndulo, a quien conoce nada más despertar en ese lugar extraño.

Péndulo sabe desde el principio dónde están y busca la manera de salir de allí. Es una mujer ruda que ha aprendido a las malas a desenvolverse en el mundo y que parece no temerle a nada. Ayuda a Oskar desde el principio y me parece una mujer muy interesante, sobre todo cuando vamos descubriendo su historia.

En definitiva, si queréis una lectura cortita y no muy densa pero en la que haya una trama interesante que atrape, Hacia el resquicio es vuestra novela.

  • Lanzamiento: julio de 2020
  • Editorial: Cerbero
  • Páginas: 256
  • Valoración: Café con leche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: