Café Librería

Ishi: el último de su tribu, de Theodora Kroeber

En las montañas del norte de California tuvo lugar, durante las últimas décadas del siglo pasado y principios de este, uno de los sucesos más dramáticos de la historia de Estados Unidos. Fue allí donde un pequeño grupo de indios de la tribu Yahi resistió, escondiéndose en los bosques, el destino que había acabado con su pueblo: la muerta violenta a manos de los buscadores de oro y los pioneros. Con el tiempo fueron muriendo, uno tras otro, los miembros del pequeño grupo, hasta quedar un solo superviviente: el hombre que fue conocido por Ishi. El libro cuenta la historia inquietante y heroica de Ishi. El niño, el hombre, el único superviviente de su tribu.

En 1911, cuando Ishi fue descubierto, el marido de Theodora Kroeber, Alfred Kroeber, era decano del Departamento de Antropología y Etnología de la Universidad de California. Entre ambos nació una profunda e íntima amistad. De esta forma, Theodora Kroeber y su familia compartieron con Ishi los últimos años de su vida.

9788471627155

Este libro fue una de mis últimas lecturas del año 2020 y aún no os lo había reseñado como corresponde aunque sí lo colé en el estupendo artículo conjunto sobre mejores lecturas del 2020. Allí os adelantaba lo siguiente:

“Supe de su existencia en el visionado de un documental sobre Úrsula K. Le Guin. Este libro, escrito por Theodora Kroeber (la madre de Úrsula), es al mismo tiempo una narración atractiva y un documento histórico de valor incalculable. Basado en las notas que escribió el padre de Úrsula, nos acerca a una civilización extinta, a una forma de pensar, vivir y soñar que ya no existe, la del pueblo Yahi.”

Y lo releo ahora y me parece un resumen perfecto y si lo bueno es breve, dos veces bueno. Pero voy a esforzarme por contaros más cosas 😉

La narración arranca una mañana cualquiera, con el despertar de Ishi en la casa de los hombres, un muchacho vital al que vemos salir corriendo para alejarse de su poblado y acudir a su puesto de observación en la roca negra. Su rincón secreto para alejarse del mundo. Desde allí suele ver pasar al Monstruo (un tren de vapor), un elemento que no comprende y desconoce pero que puebla sus pensamientos y sus sueños.

Poco a poco, el libro —que es una crónica real pero está narrado y se lee como una novela— nos desvelará que estamos asistiendo a la cotidianeidad de los últimos supervivientes del pueblo Yahi. Una cotidianeidad extraña y triste pues viven escondidos del hombre blanco (los saldu) que ha masacrado a su pueblo. Este último reducto Yahi lo conforman al inicio del libro siete personajes que comprenden tres generaciones: el Abuelo y la Abuela, la Madre y el Tío Mayor e Ishi, Timawi y Tushi.

Captura4_comp

En el transcurso de “Ishi: el último de su tribu” asistiremos a esa vida cotidiana con todo lo que conlleva: cómo viven, qué comen, como se preparan para el invierno, qué cuentos explican al calor del fuego, cuales son sus Dioses y sus leyendas. E iremos asistiendo también a ese fin, lento pero irreparable, de toda su civilización a medida que por distintas vicisitudes que les ocurren mengua su número.

Captura3

Y en su parte final veremos como Ishi, ya solo, en lugar de rendirse y morir sigue el sueño profético y catalizador que ha tenido desde joven y así es como acaba siendo descubierto por los saldu y en lugar de masacrado es conducido con Alfred Kroeber. Aquí contemplaremos el choque cultural de Ishi con la vida que nosotros podríamos considerar “normal” y cómo, gracias a que Alfred conoce palabras de la lengua Yahi, establecen una comunicación cada vez más fluida e Ishi es capaz de contarle su vida.

Captura5_comp

De las notas de Alfred, de sus conversaciones con Ishi, Theodora Kroeber construye esta narración que pasaría perfectamente por una novela porque está escrita con agilidad y con ternura, como un cuento (aunque sea un cuento triste) que nos sumerge en las peripecias de los últimos de los Yahi.

Considero que vale mucho la pena la lectura de Ishi: el último de su tribu. A mí me ha permitido asomarme a la riqueza de una cultura ya extinta, me ha permitido reflexionar sobre como el progreso ha sido en varios momentos de la Historia (y sigue siéndolo) una apisonadora que arrasa con aquellas formas de vivir que no se ajustan o se doblegan a sus intereses; y me ha permitido maravillarme (una vez más) del valor del lenguaje sin el que jamás habríamos podido leer el legado que significa este libro.

—————————————————–

  • Fecha: enero de 1979 (primera edición en castellano)
  • Editorial: Antoni Bosch Editor
  • Páginas: 193
  • Valoración: Capuchino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: