Café Librería

El idioma de la noche, de Ursula K. Le Guin

Sinopsis

El primer libro de ensayos de Ursula K. Le Guin 

Publicado originalmente en 1979, y hasta ahora inédito en español, El idioma de la noche. Ensayos sobre fantasía y ciencia ficción contiene una selección de textos en los que la escritora busca dar respuesta a las preguntas más habituales de los lectores, reflexiona sobre la escritura y la creatividad, sobre historia y feminismo, analiza los atractivos de la fantasía y articula una encendida defensa del fantástico. 

Con una voz cercana e inteligente, mordaz cuando toca y llena de humor, habla de su obra y de cómo escribe, y de sus autores más queridos: Philip K. Dick, James Triptree, J. R. R. Tolkien, Yevgueni Zamiatin o Virginia Woolf. Es un libro centrado en la literatura, pero que, en el fondo, nos habla de la vida y de nosotros mismos en textos henchidos de la experiencia y del oficio de uno de los más grandes referentes de la ficción estadounidense del siglo XX. 

Reseña

Siempre es un placer leer a Le Guin. O casi.

La sinopsis que habrás leído un par de líneas más arriba ofrece algunos datos importantes a la hora de enfrentarse a este libro. Por ejemplo, que se publicó por primera vez en 1979, cuando la autora tenía 50 años, lo que quiere decir que se encontraba en la mitad de su carrera. Al final de esa primera mitad. Si Le Guin fuera un libro, podríamos decir que escribió estos ensayos durante la primera mitad del segundo acto, cuando todavía estaba reaccionando a su primer punto de giro.

Lo que quiero decir con esto es que las mejores reflexiones de esta autora y sus mejores obras son posteriores. ¿Quiere ello decir que no merece la pena leer el libro? ¡Por supuesto que no! Afortunadamente para Le Guin y para nosotras, estamos hablando de una mujer con una gran perspicacia, inteligencia y capacidad de autocrítica.

Pero no me parece justo para las lectoras decir eso sin advertir que los ensayos que escribió más tarde son mejores, más profundos y menos animados por un tomarse demasiado en serio a sí misma. Creo, de hecho, que esto es lo que menos he disfrutado de El idioma de la noche. Noto en estos escritos cierta inflexibilidad que la autora no pierde con los años, pero que sí aplica de una manera más parecida a mí.

Y eso, amigas, es lo malo de opinar sobre libros de ensayo. Le Guin reflexiona y lo hace estupendamente, como no podía ser de otra forma. Pero el resultado de esas reflexiones aleja su línea de pensamiento de la mía. Por eso, lo único que puedo decir sobre estos textos es que, para formarse una opinión sobre ellos, hace falta leerlos. Con sentido crítico, claro. Como todo lo que leemos, por otra parte. Leer como quien come patatas fritas en un ataque de ansiedad se parece mucho menos a leer que a comer patatas fritas en un ataque de ansiedad.

Lo mejor de El idioma de la noche

Si buscas opiniones claras de alguien que no se muerde la lengua, este es tu libro. Le Guin desarrolla en los diferentes textos de la colección un ideario muy claro y potente. Y a muchas autoras y lectoras de ciencia ficción les encantará.

También analiza su escritura, se felicita por sus aciertos y no duda en señalar sus errores, lo que siempre está muy bien. Al final tendemos a creer que las grandes nunca se equivocan cuando no hay nada más alejado de la verdad.

El volumen incluye varios prólogos e introducciones a sus libros más conocidos y está bien tener acceso a lo que las autoras piensan de sus obras, aunque su opinión no sea la más importante (al final la relación que importa es la de la obra con la lectora, digamos lo que digamos).

Lo peor de El idioma de la noche

Un cierto clasismo literario y una cierta inflexibilidad en cuanto a lo que son o deben ser la ciencia ficción y la fantasía. Parece ser que Le Guin la incomodaba mucho el intrusismo de género, que no soportaba las novelas que se disfrazaban de fantasía, pero eran otra cosa (según su opinión). También parece que no perdonaba la mala literatura.

A nadie le gustan los libros malos, supongo. Y quizá la autora se refiriese a una especie de falta de voluntad para hacer las cosas mejor. Pero es que yo sé que para hacer buena literatura lo normal es hacer mala literatura primero. Y me gusta pensar que la clemencia es un buen lugar en el que acoger a malas escritoras con buena voluntad.

En cualquier caso, esta manera mía de entender algunos de los fragmentos de El idioma de la noche solo quiere decir una cosa: que el mundo es un poco peor ahora que Le Guin no está para poner más palabras en él y que leerla merece la pena en todo caso (aunque no siempre sea placentero)

Te recomiendo El idioma de la noche si

Quieres asistir a la evolución de Le Guin como escritora, como pensadora y como persona. Sobre todo, si has leído ensayos posteriores, como Contar es escuchar o Conversaciones sobre la escritura. Aunque quizá te sorprendan las diferencias que existen entre la Le Guin de 50 años y la de 80, también puede que un rayo de esperanza ilumine tus días. Que ella evolucionara quiere decir que la evolución, a fin de cuentas, es posible.

Lanzamiento: diciembre 2020
Editorial: Gigamesh
Traducción: Ana Quijada e Irene Vidal
Páginas: 260
Valoración: Café con leche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: