Café Librería

Un chico que vale la pena, de Jennifer Cosgrove

Sinopsis

Los fantasmas siempre se meten en tus asuntos.

Nate Shaw lo sabe bien porque habla con ellos desde que tenía doce años. Ahora tiene diecisiete y los fantasmas no son los únicos que convierten el instituto en un infierno. Todo lo que Nate quiere hacer es pasar desapercibido hasta poder graduarse. Al menos, eso era lo que quería hasta que el chico nuevo, James Powell, se sienta a su lado a primera hora. James no solo se fija en él, sino que consigue hacerse un sitio en la vida de Nate. Pero James tiene sus propios problemas.

Entre familiares vivos y muertos, Nate tiene que lidiar con el hecho de que se está enamorando de su único amigo. Y todo ello mientras recibe consejos de las fuentes más inusuales.

Fantasmas, abusones, el primer amor… Son muchas cosas que soportar cuando solo estás intentando sobrevivir al último año de instituto.

Un chico que vale la pena

Reseña

El instituto de Mountainview era el típico instituto aburrido del medio oeste. Era viejo, olía raro y estaba lleno de adolescentes, lo que probablemente causaba el olor. Me puse la mochila, mantuve la cabeza alta y pasé al lado del grupo de animadoras que se reían junto a la puerta. No les gustaba porque la que llevaba el mando entre ellas, Penny Applegate, me había visto hablando con Carl, que había sido el conserje del instituto en los años cincuenta. Por alguna razón, le gustaba mucho estar allí. Penny había empezado a llamarme «Nate el loco» porque era realmente creativa, y a su séquito se le había pegado.

Las odiaba.

Lo único que me mantenía cuerdo era el hecho de que iba a graduarme y escaparía de este lugar en unos pocos meses. Más bien en ocho, pero ¿quién llevaba la cuenta? Avanzaría hacia cosas más grandes y mejores. En la universidad, la gente no sabría nada sobre mí y yo ya no sería «Nate el Loco».

Un chico que vale la pena, de Jennifer Cosgrove

Estos tres párrafos te darán la medida de lo que vas a encontrar en esta novela corta, muy americana y muy adolescente. Las etiquetas con que aparece en la página de la editorial también ayudan: bisexual, bullying, coming of age, contemporary, family drama, gay, ghosts, high school, paranormal, romance, young adult.

Un chico que vale la pena acabó en mis brazos porque tiene todo lo que me gusta: adolescentes, institutos y fantasmas. Además, había historia de amor y mucho acoso escolar. Soy fan del género desde que tengo memoria y me sé todos los clichés. Así que vamos con las buenas noticias.

Lo mejor de Un chico que vale la pena

Lo mejor, sin duda, es que el bullying se trata sin ningún tipo de morbo. Al contrario que muchas otras novelas, independientemente de su público objetivo, esta no pone el foco en las humillaciones sufridas por la víctima, sino en las consecuencias de esas humillaciones. Esto me parece de un buen gusto muy loable. Sobre todo, porque visibiliza el acoso escolar de una forma muy sana: presta atención al hecho de que la víctima sufre y no solo eso, sino que también matiza el dolor, habla de la incapacidad de reacción y de los problemas que acarrea a muchos niveles. En pocas palabras: no aparecen las acciones de los bullys (las, en este caso), sino que vemos el mundo interior del protagonista, lo que nos hace empatizar con él y rechazar, más si cabe, ese tipo de actitudes.

El tropo del guapo chico nuevo y la relación que surge con la víctima de bullying se escapa al tratamiento típico del cliché. Las fases de la relación son parecidas, pero el tratamiento es distinto. Nadie abandona a nadie para ser popular. Pero, lo mejor, es que ambos muchachos ejercen el papel de salvador del otro.

Momento para el spoiler alert

Un chico que vale la pena es una novela muy dulce, muy feelgood con final feliz y muy pocos giros argumentales que no veas venir desde la altura de Gibraltar, más o menos. Vamos, que no es una novela para la sorpresa. Dicho lo cual, una vez que te encariñas con Nate, lo que quieres es que las cosas le salgan bien, así que todas contentas. Es un friends tontísimos to lovers muy tierno, la verdad.

Sigo con lo positivo de Un chico que vale la pena

Las familias que aparecen en la historia son auténticos desastres con patas y el final feliz no afecta a esos desastres. Me ha gustado especialmente cómo Cosgrove decide tratar la relación de Nate con su madre. De hecho, el desenlace de la novela está muy bien trabajado, no se deja ningún cabo suelto, ni corre a finalizar la historia una vez que nos da lo que habíamos venido a buscar. Bien por ella. Esta suele ser una tarea pendiente para muchas autoras.

El ritmo es muy bueno. A esto contribuye el hecho de que la novela es muy corta, no se para en describir prácticamente nada, el desarrollo de los acontecimientos se encadena con la montaña rusa emocional del protagonista y así la lectora va de capítulo en capítulo con la respiración contenida para ver si el pobre Nate puede por fin respirar o no. Este es un recurso muy efectivo si quieres tener a tus lectoras enganchadas de principio a fin, pero si abusas de él, pues te encuentras con inconvenientes.

La historia de amor es lindísima, tierna, dulce y, por lo que recuerdo de mis años mozos, allá por el pleistoceno, muy realista. Que Nate no se entere de nada tiene que ver con el acoso que sufre y con su inexperiencia. Y creo que su evolución personal como persona digna de ser amada es lo mejor de la novela. Nate y James parten de situaciones emocionales muy distintas y se encuentran en un punto medio que me ha gustado mucho. Por cierto: Nate es gay, pero James es bisexual. Punto extra por la visibilidad bi. Ah, y el conflicto no gira en torno a la sexualidad de los protagonistas, aunque tampoco es que vivan en el mundo de la piruleta.

Lo menos bueno de Un chico que vale la pena

La traducción hace que se te caigan las alitas del corazón en muchas ocasiones. De hecho, la lectura de los dos o tres primeros capítulos no se me hizo fácil por la profusión de calcos y de frases que, en castellano, suenan torpes y me sacaban de la lectura. Por ejemplo, esta: «Yo tampoco la entendía. Edith Mae Shaw, Bradley cuando era soltera, no era capaz de lidiar con un hijo que tenía el poder de hablar con los muertos, aunque, técnicamente, lo había heredado de ella. Mi abuela lo tenía, aunque no tan fuerte como yo, y la tía Susan tenía un poco de él». Sospecho que estos pequeños desajustes podrían haberse solucionado con una revisión de la traducción. La lectura se habría visto beneficiada.

No se ve nada. Como decía antes, hacer que el desarrollo de la historia dependa casi exclusivamente de las emociones del protagonista es una decisión muy inteligente a la hora de atrapar a tus lectoras, pero la novela sufre de ¿cómo decirlo? Una especia de neblina que cubre escenarios y personajes por igual. No hay nada que diferencie a unas personas de otras ni unos espacios de otros. Por fortuna, esto queda cubierto con lo que ya sabemos de los institutos americanos por el cine, pero se echa de menos un poco de músculo sobre el esqueleto.

Los fantasmas están de atrezzo. Ojo, que son un adorno muy chulo y un recurso muy muy inteligente. Es la capacidad de Nate para ver muertos lo que le permite saber cosas que de otra manera no sabría, pero la subtrama relacionada con los muertos apenas se insinúa. Puesto que la sinopsis hace tanto hincapié sobre ella, yo esperaba algo más de este contenido y me ha decepcionado un poco.

Conclusión

Un chico que vale la pena es una buena novela para el verano. Fresca, ligera, de lectura fácil, ritmo muy rápido y con final feliz. Te la recomiendo su buscas un libro con mucho amor, mucha ternura, que se lea en un pispas y que no requiera la muerte por agotamiento de muchas neuronas para disfrutarlo. Para mí ha sido como una bolsa de gominolas: puede que no tenga todos los nutrientes que mi cuerpo necesita, pero está bien rica. No me arrepiento para nada de haberla leído.

Lanzamiento: julio de 2021
Editorial: Ninestar Press
Traducción: Laura Bailo
Páginas: solo disponible en versión electrónica y audio
Valoración: Café con leche
Cómprala aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: