Café Librería

Bosque Mitago, de Robert Holdstock

Sinopsis

De regreso a Refugio del Roble tras la muerte de su padre, Steven Huxley revive misterios de infancia y se adentra en las profundidades del bosque Ryhope para desentrañar capa tras capa de realidades ocultas.
Bosque Mitago es una exploración de las raíces de la mitología celta y de los sustratos más profundos de la memoria colectiva, el lugar que alberga los mitos comunes de todas las culturas.


Traducción de Cristina Macía y cubierta de Emma Ríos, ganadora del premio Eisner 2020 a la mejor portadista.

Reseña

No lo negaré, Bosque Mitago no ha sido la lectura ágil y despreocupada que esperaba. Lo que no quiere decir gran cosa en términos de bondades de la novela. Dejad que os hable de mí…

Tenía muchas ganas de leer Bosque Mitago porque, durante mi búsqueda de novelas de fantasía oscura, este título aparecía cada dos por tres. Era una locura, no importaba qué palabras clave escogiera, el bosque en cuestión crecía hasta debajo de las piedras… Un poco como pasa en la misma obra. Por tanto, pensaba yo, debía de tratarse de la octava maravilla del universo literario. Lamentablemente, cuando las expectativas están tan altas, el choque con la realidad suele tender a catastrófico. Así que, como no podía ser de otro modo, tras unos primeros capítulos de intriga y toma de contacto, la ilusión de lectora se me apagó, como la luz a la protagonista de aquella canción de Alejandro Sanz.

Dicho lo cual, lo que pasó a continuación les sorprenderá: le he puesto cuatro estrellas en Goodreads. La cuestión es que se las merece. Es una buena novela, bien construida, con un tratamiento inteligente de la mitología y un worldbuilding muy potente y coherente. Es cierto que no me ha emocionado (cinco estrellas le hubiera puesto en ese caso), pero aunque valoro mucho la emoción, eso no va a hacer que le quite mérito a una historia bien contada cuyo único problema es que no me ha pillado en un buen momento o del humor adecuado. Y tiene un rosario de premios por algo, además.

Lo mejor de Bosque Mitago

Por empezar flojito, diré que, si te interesa saber de qué manera funciona la estructura en tres actos, con sus puntos de giro, su tensión creciente y su clímax, te vendrá bien leerla. Casi se puede desmontar en piezas para volver a montarla. Esto, que en términos de lectura podría no significar nada, es uno de los pilares más sólidos de la novela. Holdstock maneja los elementos de la novela con soltura, desde los contenedores más grandes hasta los engranajes más pequeños; o sea, desde los tres actos a la última palabra. Así consigue crear un ritmo constante que te ayuda a leer sin grandes esfuerzos. Un ritmo fluido en el que crea tensión justo cuando ya pensabas que te ibas a aburrir y deja que los acontecimientos vuelvan a su cauce justo cuando empezaba a costarte respirar.

Es ese manejo del ritmo y la tensión lo que me ha mantenido pegada a las páginas de una historia que, la verdad, no me interesaba mucho. Pero eso lo dejamos para los puntos débiles. Sigamos con lo bueno de verdad.

Holdstock hace un patchwork estupendo de folklore inglés. O ni siquiera un patchwork, porque no parece que en el cuadro de mitos que toma prestados y distorsiona haya costuras. Es más bien una especia de Jardín de las delicias, de El Bosco, en el que conviven mitos y leyendas británicos de todas las épocas. Y sí, conviven es la palabra correcta. En este lienzo extraño encontramos todo tipo de criaturas, más y menos humanas, más o menos despiadadas. Pero la guinda del pastel es la forma de que todos los ingredientes parezcan tener coherencia, que no es otra que el origen que el autor atribuye a los mitos.

Ya al principio de la novela, el narrador en primera persona, te explica que los mitagos son creaciones humanas. En esta historia hay al menos cuatro seres humanos y un número indeterminado de mitagos. Todos ellos juegan un papel en la trama principal de la novela, pero cada uno actúa según su origen y como ese origen no es siempre conocido, no cabe hablar de meteduras de pata ni de inconsistencias en cuanto a construcción de mundos. Atención, escritoras: apuntaos este truco.

También me ha parecido muy interesante el modo en que Holdstock introduce las diferentes leyendas, los escenarios y las criaturas. Que el bosque tenga vida propia lo acerca a mi idea de la Fantasia de La historia interminable. Un lugar en el que las tribus y los seres extraños respondían a su propia naturaleza tanto como a la de su propio creador.

Y no puedo dejar de pensar que Stephen King debió de echar un vistazo a esta novela y que cierto homenaje hay en el barquito de parafina que provoca la muerte de Georgie. Si queréis saber de qué estoy hablando, tendréis que leer el libro.

Lo que menos he disfrutado de Bosque Mitago

Mi sensación global con esta novela es que había muchos adornos y una historia poco suculenta. Cierto que está bien construida, que tiene los personajes suficientes, la peripecia necesaria y todo lo demás. Sin embargo, la anécdota que pone todo el circo en funcionamiento no deja de ser muy similar a la vieja y superada princesa en apuros que el caballero debe salvar.

De acuerdo, hay mucho más, pero eso está ahí y en mi caso ha lastrado la lectura. Un poco como cuando llevas unos zapatos bonitos y cómodos, pero se te mete una piedrecita dentro. Dicho lo cual, hay otro eje temático potente, que tiene que ver con el conflicto generacional y las relaciones familiares y que está muy bien llevado.

La carga emocional me ha parecido escasa, quizá porque me ha costado mucho ponerme en la piel de este protagonista empeñado en lo que se empeña. Dirás que a ver por qué ahora no puedo ponerme en el pellejo de un hombre, pero no creo que se trate de eso. Al fin y al cabo, creo mucho en el protagonista de Fafner y en sus penas y alegrías. Creo que para mí ha supuesto un problema el tono de la narración, basada en un contar muy bueno, pero poco dinámico.

Conclusión

Creo que las bondades del libro son objetivas y que lo que menos me ha gustado entra más dentro de lo subjetivo, así que defiendo las cuatro estrellas que le he dado al libro. Te recomiendo Bosque Mitago si te gustan las aventuras situadas en escenarios mágicos con personalidad propia, la mitología revisitada y las narraciones engañosamente pausadas. Disfrutarás de esta novela si te encantan los planteamientos lentos que dejan bien plantados los cimientos de lo que sucederá más tarde y si estás diepuesta a navegar por una zona media un poquito confusa. Si te pasa eso, no te preocupes: el final merece la pena.

También te la recomiendo si quieres ambientar una novela o relato en un bosque vivo, peligroso y oscuro y el de Fangorn se te hace demasiado trillado.

  • Lanzamiento: 2021
  • Editorial: Gigamesh
  • Traducción: Cristina Macía
  • Páginas: 392
  • Valoración: Latte Machiatto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: