Café Librería

La comedora de pecados, de Megan Campisi

Sinopsis

«Ahora lo invisible ya es visible. Ahora ya se oye lo que no se oía. Los pecados de tu carne pasan a ser pecados de la mía, y me los llevaré a la tumba en silencio. Habla». Estas son las palabras que cada día oye May de boca de su maestra, la única comedora de pecados de la ciudad. Tras la confesión del moribundo, ella devora los alimentos que le presentan, expiando así las faltas a través de sus entrañas. La comedora es una mujer maldita, que no puede hablar, a la que no se puede tocar, con la que no se cruzan miradas. Una mujer que da consuelo a pobres y ricos, también en los palacios, donde se esconden los crímenes más siniestros. Y la joven May, ahora aprendiz, pronto asumirá el desdichado rol.

Reseña

La comedora de pecados es una novela que se basa en una figura histórica real. Al parecer, había mujeres que acudían a los funerales y que se comían, servida sobre el féretro, la comida que representaba los pecados que aquel había cometido en vida. Así, las faltas se limpiaban y pasaban a formar parte de la propia mujer. Esto resulta un poco confuso porque esos mismos fallecidos se confesaban antes de morir y recibían la extremaunción. De hecho, era durante la confesión cuando se conocían los pecados y se hacía la lista de alimentos que la comedora de pecados debía despachar.

Por supuesto, con este dato en mente, la novela se vuelve triplemente atractiva: religión, mujeres apartadas de la sociedad (las comedoras de pecados quedaban malditas y proscritas), una prosa entre oscura y ominosa… A mí no me hace falta mucho más para saber que el libro está hecho a mi medida.

Lo que encontré en el interior me fascinó por una parte y por la otra no tanto.

Fortalezas de La comedora de pecados

La ambientación histórica es lo mejor de la novela, sin duda. Cómo Campisi desgrana la vida de las clases sociales más bajas, en especial mendigos, artistas callejeros y enfermos es maravillosa. Con cero unidades de romantización y sin ser despiadada, pinta un cuadro que parece realista, al menos a ojos profanos. Pero no soy historiadora, lo mismo a las expertas les parece una barbaridad. EL género histórico no es mi favorito, pero el punto de sordidez de La comedora de pecados sí se acerca a lo que más me gusta.

La voz de la protagonista, que irónicamente no habla porque su profesión se lo prohíbe, también es muy notable. La chica comienza el relato muy jovencita y se ve envuelta en varios asuntos que desembocan en su designación obligatoria como comedora de pecados. La mayor parte de la novela trata de su modo de adaptarse a esta nueva situación, a esta nueva identidad. Su relación con los diferentes personajes, con las creencias populares y con sus propias supersticiones es interesantísimo. No se trata de un personaje al que adores desde el principio. Tiene sus luces y sus sombras, pero se encuentra en un entorno tan hostil que es difícil no ponerse de su parte.

Los personajes secundarios son perfectos. Lo suficientemente desarrollados para que se vean sólidos, pero no tanto que roben protagonismo a la actriz principal. Lo cierto es que, unas semanas después de leerlo, la sensación es que Campisi te lleva de la mano por un escenario teatral donde todo está en el lugar que le corresponde.

Debilidades de La comedora de pecados

La novela se articula alrededor de una trama de misterio que a mí se me queda un poco coja. Entiendo que alguna excusa había que usar para que las lectoras nos interesásemos por la protagonista, pero el tránsito entre las tabernas y los palacios se me hizo un poco forzada. La resolución del misterio tampoco me impresionó demasiado.

Conclusión

Te recomiendo La comedora de pecados si te gusta la ficción con tintes religiosos, las figuras históricas perturbadoras y los tonos narrativos sórdidos. No tanto si buscas una obra de resolución de misterio al uso.

Lanzamiento: mayo de 2021
Editorial: Duomo Ediciones
Traducción: Juanjo Estrella González
Páginas: 387
Valoración: Café con leche
Cómprala aquí

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: